inicio
España, lunes, 17 de diciembre, 2018   Webmail  Identidad
LOBO

   EL LOBO   (Canis lupus)

                El lobo es un cánido ágil, pero vigoroso al mismo tiempo. Su robusta cabeza posee una potente mandíbula, con los músculos temporales muy desarrollados. Los caninos y las muelas carniceras son grandes y muy afilados, lo que nos indica una dieta exclusivamente carnívora.

                El pecho es ancho, estrechándose hacia los cuartos traseros, algo “caídos”. Utilizan la cola, muy poblada, para comunicarse entre ellos, así como la expresión de la cara.

                Los adultos pesan entre 30 y 55 kg, siendo mayores los machos que las hembras. Las medidas de su cuerpo son de 125 cm cabeza y tronco, 40 cm la cola, y 75 cm de altura en cruz.

                El pelaje es muy variable. En la Península habita la subespecie Canis lupus signatus, caracterizada por unas franjas negruzcas por delante en las patas delanteras, y en el dorso de la cola.

                Aunque se adapta a muy diversos hábitats, en la Península su distribución se restringe al área noroccidental de la Península, con alguna presencia también en Sierra Morena, debido a la persecución que sufre por parte del hombre.

                El lobo se organiza en grupos muy jerarquizados en los que cada individuo (de 3 a 6) desempeña una función; existe jerarquía entre los machos, por un lado, y las hembras por otro. Sólo el macho y la hembra alfa se reproducen entre sí. Los individuos dominantes delimitan sus territorios mediante orina y excrementos, así como con marcas olfativas restregándose contra las rocas y los árboles. También advierten de su presencia mediante el aullido unísono de la manada al atardecer.

                Tiene los sentidos muy desarrollados, especialmente el olfato.

                Su alimentación más habitual son los corzos, ciervos y jabalíes, aunque también pueden capturar micromamíferos, conejos, aves, reptiles, ganado doméstico,… Incluso otros depredadores, encontrándose en la cúspide de la pirámide alimenticia. También ingiere carroña. La gran organización de los grupos se percibe especialmente en el momento de cazar grandes presas, siendo el macho alfa el que dé muerte a la presa de un mordisco en el cuello. Cuando puede, desplaza sus presas hasta un lugar más seguro para comerla más tarde. A veces también entierra trozos de carne.

                Los machos alfa alcanzan su madurez sexual a los 3 años de edad; las hembras a los dos años. En enero y febrero la pareja alfa se aísla del resto de la manada para reproducirse, delimitando un territorio de unos 25 . La loba suele excavar una hura en el terreno, o bien utiliza cuevas naturales, o matorrales densos, para tener a sus cachorros. Tras más de dos meses nacen las crías (4 a 7 por camada). El macho caza la comida para toda la familia; se la traga, y posteriormente la regurgita al llegar a la madriguera. El resto de la manada puede colaborar en la crianza de los lobeznos, e incluso son capaces de “adoptar” huérfanos de otros grupos.

                Las pisadas del lobo miden unos 10 cm de largo por 8 cm de ancho, siendo las posteriores mayores que las anteriores. Las almohadillas digitales aparecen más separadas entre sí que en los perros. Los excrementos son cilíndricos, de 10 a 15 cm de largo por 3 cm de diámetro. Los pelos son amarillentos con anillos negros.

                Alcanza una longevidad máxima de 16 años, aunque no suele superar los 8 años.


© 2008-2018CENTRO DE INTERPRETACIÓN DE LA TRUCHAC/Las Cortes 1 - 34886 - Velilla del Río Carrión - Palencia - EspañaTelf: +34 979 861 520info@centrotruchavelilla.comXolido ®